Biografía

Haitzetan 1997 – Margolaria 2017, éste es el tiempo que Mikel Urdangarin lleva dedicado a la música, 20 años.

Años de éxitos y experiencia, de compañeros infatigables y de centenares de conciertos, años en lo que hemos visto madurar un público, que siempre ha incorporado savia nueva. Él no es muy amigo de efemérides, ni de grandes números. Celebraciones, las justas, siempre rodeado de su amigos, pero han pasado ya 20 años desde aquel primer trabajo y es inevitable echar la vista atrás para seguir avanzando.

Como decía su amigo Kirmen Uribe, parece que a Mikel las canciones les salen espontáneamente, que no pone trabas a la música que lleva dentro. Y escuchamos sus canciones con facilidad, aunque el trabajo de composición haya sido muy complejo. Y con esa espontaneidad publicó sus primeros trabajos, Haitzetan (1997) y Badira hiru aste (1998). Incluyen temas que todavía la gente sigue tarareando, como si fueran canciones populares, de toda la vida. Y eso es lo mejor que le puede pasar a una canción.

Espilue (2000) fue la consagración, un éxito que dió a conocer a Mikel al gran público. Sin perder la frescura de los primeros trabajos grabará un disco vital, con mucha fuerza. El directo convenció al público de que una nueva etapa se abría paso en el terreno del panorama musical euskaldun. En el trabajo anterior conocerá a Bingen Mendizabal y de forma natural grabarán Bar Puerto (2001), con textos de Kirmen Uribe. Fue una apuesta muy arriesgada, después de la buena acogida de Espilue, disco muy innovador, la prueba de que a Mikel no le gusta seguir por los caminos más fáciles, ni repetirse. Un giro que no sólo se da en lo musical, comienza el germen de lo que acompañará a Mikel lo próximos años.
Heldu artean (2002) es una propuesta más urbana, algo nocturna y cálida, con puntos de fuga alegres y cercanas al pop. Letras del propio Mikel, la formación, que también le acompaña en directo, cambia y nuevos integrantes se van sumando, se incorpora Koldo Uriarte.

Marzo de 2003, en Nueva York, junto a Rafa Rueda, Bingen Mendizábal, Mikel Valverde y Kirmen Uribe se presenta el disco-libro Zaharregia, txikiegia agian (2003), un hito compuesto por canciones, ilustraciones y poemas recitados. Un espectáculo interdisciplinar donde acercará la poesía a un público más amplio, sin complejos. El realizador Arkaitz Basterra presentó un documental en el Festival de Cine de San Sebastián del 2006 inspirado en la experiencia de este proyecto, de este singular grupo de artistas y amigos.
La búsqueda de una nueva sonoridad, de atmósferas más abiertas, de una mirada más introspectiva surge Dana (2005). Un disco de pequeñas historias, como la de Sebastián el lechero, cuyas vacas se están quedando sin leche, o su amigo el panderetero, capaz de recorrer cientos de kilómetros por un pandero, o de un barrio, Mekoleta, donde las ranas croan al amanecer. Incluso no hace partícipes de las cartas que intercambia con Ane, que nos hablan de un viejo amor.

Zubia (2009), sigue en la línea del anterior, pero es al mismo tiempo, muy diferente. Más que de historias, es un disco de sensaciones, de sentimientos, de estados de ánimo. Zubia es aquel puente que nunca nos atrevemos a cruzar; y el puente que, una vez atravesado, nos hará cambiar para siempre. El puente que encontraremos cuando, ya viejos, volvamos a los paisajes de la infancia. El puente es algo frágil; es lo primero que se derriba en las guerras. Pero también es lo que nos une, el nexo necesario.

Los últimos años, Mikel ofrece junto a su grupo un concierto en el Kafe Antzokia de Bilbao en torno a las Navidades. Una actuación que sirve para celebrar un año más entre amigos, sobre el escenario. Se trata de una ocasión muy especial, tanto para el grupo como para su público, que abarrota el local. Es por ello que en el año 2011 se decide grabar el concierto y editar un disco doble, Mikel Urdangarin Zuzenean (2011), su primer disco en directo, un disco doble de grandes éxitos, que refleja lo especial del momento, la complicidad con el público y el buen hacer del grupo.
Tras la tempestad, llega la calma. Azula, (2012), trabajo que rezuma otoño por los cuatro costados. Con un formato inédito y un sonido hasta ahora nunca mostrado. Grabado junto a Ángel Celada y Koldo Uriarte, Mikel te cantará desde lugares ya conocidos. Intentando el camino contrario (el viaje a la inversa) lanzará el ancla desde aguas profundas al exterior, donde habita el aire, con el anhelo de varar en alguno de los cráteres vacíos de tu piel.

Diez años después de Zaharregia…, Mikel, Kirmen Uribe, Rafa Rueda, Bingen Mendizabal y Mikel Valverde vuelve a juntarse para grabar Jainko txiki eta jostalari hura (2014). De nuevo el trabajo combina sutilmente diferentes disciplinas artísticas, creando un potente espectáculo, eficaz y totalmente fascinante. Este trabajo conjunto se presentó el 21 de noviembre en la Sala Poisson Rouge de Nueva York.

Sala a la que volverá, un año después, en el 2015 a presentar su trabajo más expuesto, MMXV (2015), crónica musical de una gira en la que por primera vez Mikel actuará en solitario en más de 60 conciertos, que le ocupará durante año y medio. Mikel Urdangarin al desnudo, con toda su fragilidad y fuerza, un planteamiento novedoso aunque parta de un repertorio conocido. Un trabajo esencial para conocer a Mikel.

Pasan algunos años desde que Mikel no presentaba un proyecto con su formación habitual, hay ganas de volver a trabajar juntos en el estudio, Eskutik Eskura (2017). Supondrá su disco número 14, grabado en Elkar y acompañado por Koldo Uriarte, Jon Cañaveras, Angel Celada, Rafa Rueda y Nika Bitchiasvili y letras de Gerardo Markuleta, Xabier Amuriza y el propio Mikel.

Haz click para ampliar